Emprendedores sociales buscan eliminar las barreras de inclusión de personas con discapacidad con tecnología e innovación

La versión online del Inclusión Challenge permitió conocer el 26 de noviembre de 2020 a 12 startups de distintas partes del mundo y país.

Por tercer año consecutivo se llevó a cabo el desafío del “Inclusión Challenge”, esta vez en formato online a través de las plataformas de Expo Inclusión y enfocándose en la inclusión social y laboral de personas con discapacidad. El concurso de innovación social abierta que se realiza en nuestro país desde el año 2018, dio a conocer a los 12 proyectos seleccionados que presentaron su pitch frente a representantes de las principales incubadoras de negocios de Chile, quienes posteriormente, los evaluaron según el modelo de negocio, creatividad e impacto social. “Este año recibimos muchos proyectos, postularon varios de otros países, lo que es positivo porque esta instancia genera una conexión bonita e interesante entre los emprendedores. Que el Inclusión Challenge este año haya sido online, facilita aún más esta red de contactos” afirma Constanza Delgado, Directora de Innovación +i Más Inclusión y organizadora del concurso.

El primer lugar fue para Lulu, una aplicación de asistencia diseñada para personas con dificultades de habla y de movilidad reducida del cuerpo. Es un sistema de comunicación intuitivo de voz a texto y viceversa que cuenta con un sistema de predicción inteligente y procesamiento de lenguajes naturales, lleva a una comunicación natural, mejora la accesibilidad y la usabilidad utiliza la visión artificial para detectar objetos, identificar personas, conocer del entorno y sus obstáculos, con el propósito entregar a los usuarios moverse seguros, monitorear su salud y facilitar la interacción social.

“Para nosotros esta experiencia fue demasiado gratificante, fue un orgullo haber ganado este concurso y haber sido parte de este evento que comparte la misma visión que nosotros, que es de brindar a las personas con discapacidad la oportunidad de conectar con el mundo”, comenta Lola Godoy, representante del equipo Lulu, quien además afirma que gracias a esta versión online, pudo participar encontrándose fuera de Chile.

En tanto el segundo lugar fue para MOV, un audífono aurículo-craneal que busca la independencia en el desplazamiento en personas con discapacidad visual a través de sensores ultrasónicos ubicados en la parte de la sien. “Para nosotros participar fue muy desafiante en el área académica y muy enriquecedora porque pudimos conocer muchos equipos que también trabajan en el área de inclusión, formar lazos y también redes para un futuro no muy lejano”, expresa Silvana Herrera, directora de MOV.

El tercer lugar se lo llevó Timplus de México, que son programas de inclusión educativa que a través de una evaluación pre-test y post-test evalúan a los alumnos con alguna necesidad educativa especial con herramientas gamificadas, crean un ajuste curricular en base al análisis de datos y la inteligencia artificial y generan adecuaciones inteligentes para poder incorporar a los alumnos a un salón de clases.

“El concurso de Inclusión Challenge ha sido una gran ventana para darnos a conocer frente a diferentes públicos. Ha sido muy gratificante conocer los proyectos de otros equipos y estoy totalmente agradecida por la existencia de este espacio que es totalmente necesario tanto para nosotros, como para las personas con discapacidad”, explica Patricia Gómez, representante de TIMPLUS.

Cabe destacar que el primer lugar fue beneficiado con un Diplomado de Innovación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y un programa de mentoría de Colab UC. En tanto el segundo lugar se llevó otro programa de mentoría, pero de Fundación AcercaRedes. El tercer lugar fue premiado con un kit tecnológico de Expo Inclusión.