Chile y su compromiso con los discapacitados: los pendientes en términos de inclusión

El 31 de diciembre venció el plazo para que las empresas cumplan con el 1% de contratación de personas en situación de discapacidad, sin embargo, sólo el 24% de las empresas lo ha acatado.

Si bien el 2020 se dieron grandes pasos en materia de inclusión como la integración obligatoria a personas en situación de discapacidad en la lista de constituyentes o la exigencia de contratar a trabajadores con alguna limitación en grandes empresas, aún hay costumbres y temas por resolver.

Una de las aristas que quedaron al debe este año fue el tema educacional. Al entrar en confinamiento, no hubo una estrategia o política que favoreciera a estudiantes en situación de discapacidad, quedando con nulas posibilidades de continuar su aprendizaje.

Respecto de la inclusión laboral, si bien hubo avances, este año también deja tareas pendientes. A principios de diciembre se dieron a conocer las cifras de cumplimiento por parte de las entidades. El 1% de los trabajadores con contrato en organismos públicos y empresas con 100 o más empleados debiera corresponder a personas en situación de discapacidad, sin embargo, sólo el 24% de ellas lo ha acatado, según datos de la Dirección del Trabajo y este 31 de diciembre venció el plazo para que el cumplimiento de contratación sea efectivo.

Frente a ello, Matías Poblete, presidente de la Fundación Chilena para la Discapacidad hizo un llamado a las autoridades y empresas para nivelar esta brecha laboral: “Esperamos que el Presidente Sebastián Piñera pueda dar completo cumplimiento a su programa de discapacidad que se formuló y que aún falta por seguir trabajando. Esperamos que las entidades sigan contratando a personas con discapacidad, puesto que vemos un tibio y lento cumplimiento durante el presente año”, enfatizó.

La nueva Ley de Inclusión Laboral tenía como meta 25 mil nuevos empleos para este segmento del mercado laboral a esta fecha, sin embargo, cifras de la Dirección del Trabajo dan cuenta que sólo se han alcanzado 9.157. Se espera que para el 2021 las oportunidades laborales aumenten.

Tecnología, un aliado de la inclusión

Cuando llegó la pandemia, las formas de comunicarse, trabajar y estudiar fueron drásticamente cambiadas por aparatos tecnológicos que parecieron una solución para mejorar la conectividad. Si bien muchas personas en situación de discapacidad quedaron con escasas oportunidades, Horacio Llovet, socio fundador de Nawaiam, explicó que desde hace algunos años las herramientas tecnológicas han incluido ciertas opciones para facilitar el trabajo de personas con discapacidad.

“Los programas mundialmente conocidos como la hoja de cálculos que sirve para crear redacciones o presentaciones, poseen herramientas inclusivas al alcance de las empresas y facilitan las tareas. Al mismo tiempo, en Nawaiam contamos con una plataforma que permite descubrir el perfil conductual de las personas a través de un videojuego inclusivo. También podemos mencionar la app gratuita ‘Háblalo’ que facilita la comunicación entre personas con discapacidad y las que no lo son”, destacó.

La inclusión seguirá siendo un desafío para la sociedad, pero también una oportunidad. De hecho, uno de los acontecimientos más importantes que dejó este año fue la participación del 5% para candidaturas de personas con discapacidad en listas de constituyentes, esto quiere decir que todos los partidos y listas que se presenten a candidatos constituyentes deben cumplir con este porcentaje de participantes con discapacidad.

Fuente: El Mostrador