OPINIÓN| La importancia de capacitar a los equipos de las empresas en temas de inclusión laboral

Por: Karin Willeke, encargada de Sustentabilidad y Diversidad & Inclusión en BASF Chile

La inclusión laboral de personas en situación de discapacidad es un tema que ha cobrado gran relevancia y visibilidad tanto en el mundo público como empresarial durante estos últimos años. Gracias a esto, se ha demostrado cómo las personas en esta situación, lejos de ser una carga, son un invaluable aporte a los procesos, aportando nuevas visiones, sensibilidades, conocimientos, experiencias y vivencias dentro de las compañías.

Sin embargo, aún existe mucho por avanzar y no basta solamente con los progresos que existen hasta la fecha. Puede que hoy sea un tema abierto, en el que se está trabajando para reducir sesgos y prejuicios, pero se hace crucial ser ambiciosos y tener una visión a largo plazo imponiendo mayores desafíos en torno a la materia, para que así exista una real inserción y equidad de oportunidades.

Dentro de los fundamentos de la ley de inclusión, se hace hincapié en la importancia de que las empresas, no solo por tener una adaptación física deban recibir a personas en situación de discapacidad, sino que también deben tener una conciencia y ambiente laboral eficientes e idóneos para una inclusión e integración efectiva. A su vez, la nueva modificación tiene como idea central que todas las empresas que tienen que cumplir con estas medidas tengan a una persona capacitada para realizar esta inclusión.

Si bien es positivo lo que se está promoviendo y son pequeños avances e incentivos hacia una mayor inclusión, lo cierto es que el tema va mucho más allá. No basta solamente con tener a una persona capacitada y programas de desarrollo si no existe un trabajo en conjunto donde se puedan analizar estas temáticas de manera más amplia, para poder entregar una esperanza real y tangible con hechos concretos.

Se hace crucial traspasar esta cultura a todos los colaboradores y no solo a un experto o área en particular. Lograr equipos multidisciplinarios con la finalidad de que, desde los diferentes puntos de vistas, puedan contribuir a una mejor inclusión de personas en situación de discapacidad considerando sus necesidades y distintas adecuaciones. Por lo mismo, debería extenderse a un grupo de personas que considere un equipo de ergonomía, servicio médico, especialistas en infraestructura de acceso universal, tecnología, capacitación de los diversos equipos, entre otros.

En ese sentido en BASF Chile, llevamos muchos años trabajando por la inclusión, extendiéndolo tanto a nuestros colaboradores como contratistas, comunidades, clientes, entidades públicas y otros stakeholders. Esto, con el objetivo principal de sensibilizar en torno al tema, a través de un proceso continuo, que no para y conlleva nuevos desafíos. La inclusión es parte de nuestro ADN y somos testigos de cómo enriquece a los equipos de trabajo generando un alto rendimiento, buen clima laboral y nuevas iniciativas. Contamos con grupos de afinidad que no solo consideran a personas con discapacidad, sino que se extiende a LGBT+, inmigrantes, género y generaciones porque son componentes importantes e involucrados al interior de nuestra compañía.

El desafío es invitar a todas las entidades a generar el cambio cultural y sentar las bases para que cada persona en situación de discapacidad pueda desarrollar su verdadero y total potencial.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*