La OMT llama a los destinos turísticos a reconocer las necesidades de los viajeros con discapacidades en la reapertura

Múltiples personas disfrutando de la playa.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) hace hecho un llamamiento a los destinos turísticos para que reconozcan las necesidades de los viajeros con discapacidades o los requisitos de acceso específicos a medida que se abren de nuevo a los visitantes tras el cierre por la pandemia del coronavirus.

En asociación con Fundación ONCE y la Red Europea de Turismo Accesible (ENAT), el organismo especializado de las Naciones Unidas ha publicado un nuevo conjunto de directrices destinadas a garantizar la accesibilidad y la inclusión a medida que se reanuda el turismo de forma responsable.

Según los últimos datos de la OMT, aportados por la Fundación ONCE, el 40% de los destinos mundiales ya han suavizado las restricciones de viaje introducidas en respuesta a COVID-19. Ahora, con el constante retorno del turismo, la OMT se ha unido a las organizaciones de personas con discapacidad y a organizaciones de toda la sociedad civil para diseñar un conjunto básico de recomendaciones destinadas a mantener el espíritu de ‘Turismo accesible para todos’ en la nueva normalidad.

Según ha informado la entidad, la guía ‘Reapertura del turismo para los viajeros con discapacidad’ también se señalan las oportunidades que se ofrecen a los destinos que adoptan medidas para atender a las necesidades específicas de las personas con discapacidad, las personas con requisitos de acceso específicos y las personas de edad.

“Esto es particularmente pertinente ahora, ya que el turismo ha sido uno de los más afectados de todos los grandes sectores económicos, con empresas grandes y pequeñas en peligro”, ha manifestado la Fundación.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, considera que “se ha avanzado mucho en hacer el turismo más accesible para todos”. “A medida que guiamos la reanudación responsable del turismo, debemos asegurarnos de que este progreso no retroceda. En cambio, debe intensificarse ya que beneficiará a todos”, ha indicado.

A su juicio, “estas directrices, producidas en colaboración con la Fundación ONCE y ENAT, muestran que medidas simples y bien pensadas pueden marcar una verdadera diferencia para los viajeros y, a cambio, permiten a los destinos acoger a este amplio y diverso grupo demográfico mientras buscan recuperarse de COVID-19”.

Por su parte, el vicepresidente de Fundación ONCE, Alberto Durán, ha asegurado que “el turismo es un sector clave”. “Es fundamental que aprovechemos este momento de cambios para que todos los actores sepan cómo tener en cuenta a las personas con discapacidad y sus familias, que no se queden fuera. Serán también clientes que ayudarán a los negocios a salir adelante. Es el momento de los desafíos y las oportunidades para todos”, ha recalcado.

En este punto, la presidenta ENAT, Annagrazia Laura, ha señalado que “al aplicar estas directrices prácticas para controlar el COVID-19, garantizando la accesibilidad e la inclusión”, los proveedores de servicios turísticos pueden contribuir “a los esfuerzos globales para volver a inspirar la confianza entre los consumidores”. “Estas recomendaciones benefician, sin duda alguna, tanto a los turistas como a los negocios y los destinos turísticos”, ha puntualizado.

Recomendaciones para todo el sector

Las recomendaciones abarcan cuatro ámbitos distintos: Planificación y protocolos de viaje; Transporte; Alojamiento, bares y restaurantes; y Actividades turísticas.

En relación con Planificación y protocolos de viaje, se incluyen medidas para garantizar una experiencia de viaje sin problemas y para que la información pertinente esté disponible y sea accesible para todos.

La Fundación ONCE ha explicado que Transporte incluye la importancia de la capacitación de los empleados, el ajuste de los protocolos para los pasajeros con discapacidades o requisitos de acceso en los aeropuertos y estaciones, así como el suministro y mantenimiento higiénico del equipo de movilidad.

Por su parte, Alojamiento, bares y restaurantes se centra en la accesibilidad para atender las diferentes necesidades de los clientes, garantizando el distanciamiento social y mejorando los procedimientos de higiene en todos los establecimientos relacionados con el turismo.

Finalmente, Actividades turísticas recoge recomendaciones para ayudar a los destinos y atracciones a adaptar los protocolos existentes teniendo en cuenta los problemas de accesibilidad relacionados con las colas, las medidas de salud y seguridad y la capacidad de los nuevos lugares de reunión.

Fuente: Diario Siglo XXI