Expulsada de un bar por acceder con su perra guía

El suceso ha tenido lugar en Roquetas del Mar, Almería, donde un hostelero se negó a atender a esta persona con discapacidad

Un nuevo suceso de discriminación hacía una persona con discapacidad. En este caso, a una persona con discapacidad visual. Isabel Ruiz acudía, junto a su perra guía Lona, a un bar en Roquetas del Mar, Almería, tal y como informa Diario de Almería.

El pasado domingo 12 de julio, el responsable del local Taberna La Rustica obligó al animal, y a sus propietaria y acompañantes, a abandonar el establecimiento.

Isabel es una joven madrileña que desde hace dos meses requiere, de manera imprescindibles, los servicios de su perra guía, que es sus ojos. De vacaciones en la ciudad almeriense, tuvo que denunciar al local con una hoja de reclamaciones y un proceso que puede acabar en sanción para el local.

La perra son mis ojos, literalmente. Desde que la tengo me permite tener más autonomía e independencia que antes no tenía, y no depender de que alguien te ayude”, explicaba Isabel en Diario de Almería.

Isabel Ruiz asegura que se sintió «humillada» ante lo sucedido. Además, informaba que el dueño del establecimiento les obligo a salir de «muy malas maneras». La terraza del local estaba llena, por lo que decidieron acceder al interior del local. Una vez dentro, «este señor» les dijo que «en su local no entran animales».

Ella le explicaba que, al ser un perro guía, puede acceder al local con él, como recoge la ley. “Mostré la acreditación del perro e intenté explicar que soy ciega, y que necesito de sus servicios, pero fue inútil”, explica Isabel.

Pero nada hacía de cambiar opinión al dueño del local, que apostillaba que «en su local las normas las ponía él y nos teníamos que ir».

La hoja de reclamaciones 

Ante lo sucedido, Isabel Ruiz y sus acompañantes no duraron en poner una hoja de reclamaciones y llamar a la Policía. El hostelero decía, en la propia hoja de reclamaciones, que “en el local está prohibida la entrada de animales por el Ayuntamiento de Roquetas”.

Además, expone que le ofreció una mesa en la terraza al grupo, aunque los afectados señalan que la mesa estaba alejada del resto de la gente, «como si fuéramos unos apestados».

Fuente: Todo Disca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*