Teletrabajo, tecnología y discapacidad: un gran desafío

“Hoy más que nunca hay que ser una sociedad creativa para hacer de la inclusión algo creativo”, afirma Carolina García, presidenta de la Fundación Comunidad Inclusiva y embajadora de Expo Inclusión.

En transmisión en vivo desarrollada a través de nuestra cuenta de Instagram el pasado martes, Carolina García, presidenta de la Fundación Comunidad Inclusiva y embajadora de Expo Inclusión, junto con Vania Brugal, periodista y coach motivacional, conversaron acerca del teletrabajo inclusivo y las plataformas accesibles para las personas con discapacidad por motivo de la pandemia.

“El teletrabajo representa muchas oportunidades, pero también desafíos porque no todos los tipos de discapacidad pueden adaptarse a esta modalidad” expresa Carolina García, añadiendo que dependiendo de la discapacidad se necesitan diversas adecuaciones, ya sea de estructura, alfabetización digital o plataformas con accesibilidad universal para personas ciegas o sordas, entre otros, por parte de las empresas contratantes.

Además, resalta que “la persona con discapacidad debe tener ciertas competencias desarrolladas como la autonomía para poder trabajar solo y no necesitar una instrucción muy específica o una jefatura muy puntual” añadiendo también la capacidad de concentración y hábitos de organización para poder trabajar correctamente desde casa.

La embajadora de Expo Inclusión señaló que el principal reto de la contratación de personas con discapacidad en general, es que tienen poca experiencia y que “nos han dejado para los oficios menores”. Explica que esto muchas veces es lo que produce exclusión porque “no tenemos acceso libre a la educación por temas culturales, de accesibilidad, entre otros”, añadiendo que 1 de cada 2 personas con discapacidad termina octavo básico, 1 de cada 10 termina la educación media y una de cada 20 ingresa a la universidad, sugiriendo que“es una cifra muy alta”.

Así mismo, cree que es muy importante que las empresas se asesoren en temas de inclusión laboral para no cumplir solamente con la norma, sino hacerlo correctamente porque, según ella, “diversidad no es inclusión” y se necesita más que plataformas amigables o implementos adecuados, sosteniendo que “lo que más necesitamos son jefes que brinden acompañamiento”.

Carolina aprovecha para dejarle unos tips o ideas a los que son jefes de personas con discapacidad:

  • No perder de vista que cada persona necesita relacionarse de manera diferente y que lo ideal es adecuarse según la persona para hacerla sentir incluida.
  • Ayudar al colaborador con discapacidad a encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.
  • Tomar un tiempo para hacer una medición emocional porque estos tiempos pueden ser de mucha incertidumbre. Nunca ha sido más importante controlar el bienestar emocional de nuestros colaboradores.
  • Ser creativos en el tema de inclusión.
  • Hacer grupos pequeños con el fin de tener una conversación inclusiva para que esta época no se convierta, además, en un desafío emocional para la persona.

Finaliza agregando que “hoy más que nunca hay que ser una sociedad creativa para hacer de la inclusión algo creativo”, haciendo un llamado al país a ser más empáticos, justos e inclusivos y dar la puerta de entrada para una educación igualitaria de calidad a las personas con discapacidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*