Los adultos mayores también ejercitan

Freepik / PAUTA

Este grupo de la población puede hacer una serie de ejercicios en casa para potenciar su equilibrio y despejar su mente. En PAUTA entregamos consejos e ideas.

Cuando se alcanza la tercera cierta edad, la movilidad se reduce y, en algunos casos, los dolores se vuelven más comunes. Por esta razón, una actividad física adecuada para los adultos mayores contribuye a morigerar los riesgos de hipertensión, sobrepeso y enfermedades coronarias. Puro sentido común.

Hay algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los adultos en general: 150 minutos a la semana de actividad física vigorosa (con sesiones de mínimo 10 minutos) o bien 300 semanales de aeróbicos.

En Chile hay más de 2,8 millones de adultos mayores, según el INE. Representan el 16,2% del total de habitantes del país. De ese porcentaje, el 16,5% corresponde a personas que superan los 80 años.

Existe otro elemento que la actividad física potencia: la salud mental. En el caso de aquellos que no estén acompañados todo el día, servirá incluso para reducir el estrés, distraerse y mejorar su autocontrol, afirman los especialistas. Pero cuando no pueden salir de sus casas, y al ser uno de los grupos de riesgo por el coronavirus, no pueden recibir visitas, ¿cómo lo hacen?

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) resalta la importancia de diseñar un plan de ejercicios moderados que pueda sustuir de alguna manera las actividades que el adulto mayor ya no puede realizar: caminatas dentro de la misma casa, o incluso algunos pequeños ejercicios de estiramiento.  

Para la kinesióloga Maite Escárate, de NFT, son ellos precisamente los más afectados por el aislamiento del coronavirus, “porque normalmente tienen un aislamiento social. Ya no pueden participar de talleres, de sus comunidades si viven en una residencia y tampoco pueden tener visitas de sus familiares”. 

En esa misma línea, Sebastián Gangale, de entrenador en Gangale Fitness Funcional, asegura que el que los adultos no puedan salir a realizar actividades de desplazamiento podría tener un impacto negativo en su salud. Sin embargo, si ellos ya han establecido una rutina en un espacio reducido, recomienda que esta se haga un hábito, “porque reduce los riesgos de caídas si están trabajando equilibrio y desplazamiento, y mejora las capacidades cognitivas, en el desarrollo y en la interacción”.

Acompañando a la actividad física, otro de los aspectos relevantes es contar con una buena alimentación para poder afrontar el encierro de la mejor manera posible y proteger así el sistema inmune. Si bien el gasto calórico en cuarentena podría ser menor, pensar en que una dieta cetogénica o intermitente es incorrecto, piensa la la nutricionista de NFT Josefina Jorquera.

Los cinco ejercicios para practicar en casa

Si bien la recomendación es consultar con un profesional para definir el tipo de ejercicio, existen algunas actividades moderadas que pueden servir para realizarlas en sus propios hogares sin riesgos. En PAUTA, los expertos recomiendan las siguientes cinco acciones:

– Abdominales cortos: es un ejercicio que mantiene la parte baja de la espalda apoyada en el piso y que en el caso de los adultos mayores se puede realizar trasladando un objeto (que se encuentre en su hogar) de un lado a otro. Esto fortalecerá sus músculos.

– Sentadillas: para realizar esta actividad pueden tener peso en los brazos: sirven bidones de agua e incluso cajas de detergente. Lo importante es realizar series con estos elementos en las manos, para ejercitar la movilidad del adulto mayor y también su fuerza.

– Levantarse y sentarse: esto puede ponerse en práctica en la pieza, en el comedor o en una terraza. En cualquiera de ellos lo recomendado es levantarse y volver a estar sentado, repitiendo esa acción aproximadamente 15 veces.

– Levantamiento de peso: un kilo es suficiente. En su despensa puede escoger uno de sal, azúcar o arroz y levantarlo con su brazo derecho, y luego con el izquierdo o viceversa. 

– Equilibrio: una de las capacidades que algunos adultos mayores van perdiendo con el tiempo es esto. Pero si se apoya en una silla y comienza a levantar un pie, luego el otro y así sucesivamente, estará contribuyendo para no perderlo en su totalidad.

Fuente: Pauta

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*